Shopping cart

Magazines cover a wide array subjects, including but not limited to fashion, lifestyle, health, politics, business, Entertainment, sports, science,

TN PRESS

Costosa inoperancia y obsecuencia

21

Si bien los diferentes legislativos que representan a la ciudadanía, no son más que grupos de bufones que cuestan extremadamente caro a la ciudadanía, resulta imperiosa la necesidad de revertir este mal, desde la acción del pueblo. Como ejemplo concreto se tiene en la misma ciudad donde la mayoría, no es necesariamente por funciones correctas y esperadas por ley.

Una Junta municipal inoperante, inerte y genuflexa, no resulta nada raro en estos últimos tiempos para Ciudad del Este, que suma ineptitudes en desmedro de la generalidad. Un gasto mensual superior a los 200 millones de guaraníes, solo para tener mayormente a marionetas, sigue siendo lamentable.

Una corporación legislativa que pierde el tiempo en nimiedades, pero que a la hora de tratar temas de verdadero interés como presupuestos, ejecución presupuestaria prefiere hacerlo con celeridad extraordinaria, o a la hora de transparentar gestiones administrativas, solo buscan persuadir con críticas inútiles, no es un estamento de utilidad, sino mero conjunto desprendido del ejecutivo.

Pero a la penosa realidad de genuflexiones manifiestas, se incrementa día a día inoperancias propias de holgazanes apegados a la fresca viruta, que ni siquiera sesionan en días que deberían hacerlo. Van dos periodos de lo mismo, con pocos injertos. Es injusto que una ciudad con la importancia de ésta, deba cargar el pesado peso de ineficiencias, de quienes en teoría deberían velar por el bienestar de toda la población, no de movimientos o líderes políticos.

Es importante hacer recordar quienes son los que en efecto pagan salarios. Paradójicamente quienes deberían ser contralores de la administración de toda la comunidad, más bien responden como canes amaestrados a quienes ejecutan recursos. Se sigue en el mismo tenor, los ediles solo atinan a responder afirmativamente, cuando el “dueño del circo”, así lo requiere.

Algunos que quizás no formen el mismo gusto político, y que en ocasiones se hacen llamar opositores están siempre a la pesca de algún ofrecimiento que les pueda ser provechoso, a cambio de un sometimiento a votos de proyectos o planes, sin cuestionamiento alguno, o para disimular se abstienen. Aunque no es exclusividad solo de la Junta de Ciudad del Este, es la que se destaca por la mayoría aplastante y la defensa política hacia la intendencia.

El fenómeno es de puro mercantilismo, donde concejales, diputados, y senadores, tienen el duro trabajo de recoger el dinero obtenido por la venta de sus conciencias. El bien general ni siquiera se siente en sus intenciones. Tenemos una gran mayoría de politiqueros mezquinos que fungen de legisladores. Esta realidad lamentable, en gran parte es culpa de la ciudadanía, pues al final es la que los elije periodo tras periodo.

El reflejo de una Junta que no cumple con su obligación, es fruto de una mala elección de ciudadanos que aún quieren el cambio, pero que no comprenden que todo cambio debe empezar por modificar conductas y posturas de uno mismo. La obsecuente Junta Municipal debe servir de ejemplo de qué no se debe seguir eligiendo. El cambio de hombres solo es un primer paso. A esto se debe sumar una coherencia que debe primar en todo andar, y que es obligación no solo de administradores, sino de pobladores de comunidades que pergeñan un futuro mejor. Exigir lo que se vive es mucho más fácil y tiene efecto contundente.






source

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *