Shopping cart

Magazines cover a wide array subjects, including but not limited to fashion, lifestyle, health, politics, business, Entertainment, sports, science,

  • Home
  • Ciencia
  • Auroras boreales como nunca se habían visto en Estados Unidos
Ciencia

Auroras boreales como nunca se habían visto en Estados Unidos

27

Esto es lo que ocurre en el pico del ciclo solar: los campos magnéticos en erupción sacan los electrones y protones libres de la corona y los lanzan al espacio a velocidades de hasta 1,5 millones de kilómetros por hora. Cuando esto ocurre de verdad, se llama eyección de masa coronal, y eso es lo que ocurrió el 10 de mayo. Tres eyecciones de masa sucesivas crearon la tormenta solar más fuerte que ha azotado la Tierra en décadas. Los expertos dicen que el resultado puede haber sido el mayor despliegue de auroras en 500 años.


tormenta solar

Los efectos de la tormenta solar empiezan hoy y se mantendrán durante todo el fin de semana. La infraestructura y los sistemas de comunicación podrían resultar afectados.


¿Por qué se ilumina el cielo?

La última pregunta es… ¿por qué el viento solar hace brillar así la atmósfera terrestre? Bueno, es más o menos lo mismo que hace brillar el neón de tu bar favorito.

Photograph: Rhett Allain

Las luces de neón son tubos de vidrio que contienen neón u otros gases. Cuando se envía una corriente eléctrica de un extremo a otro, los electrones que fluyen chocan con los electrones del neón, elevándolos a un nivel de energía superior. Cuando esos electrones se calman y vuelven al estado básico, emiten luz. El color depende del cambio específico de energía, lo que significa que distintos gases, como el argón, el xenón o el mercurio, producen colores diferentes.

En el caso de las auroras boreales, no es el neón, sino los gases de la atmósfera. El oxígeno emite una luz verde a menor altitud y roja a mayor altitud. El nitrógeno produce una luz azul o púrpura. Los amarillos y rosas son el resultado de mezclas de gases y suelen producirse sólo en las tormentas solares más intensas. Estos gases son excitados por una combinación de cargas de alta energía procedentes del sol y del propio campo magnético fluctuante de la Tierra, que dan a estas partículas un impulso extra, creando colisiones más energéticas.



Espera, ¿ahora también está cambiando el campo magnético de la Tierra? Sí, y esto está causado por el propio viento solar. Al igual que las cargas en movimiento experimentan una fuerza en un campo magnético, también crean su propio campo magnético. Cuando nos cae encima un diluvio de partículas cargadas, el campo de la Tierra se dobla y distorsiona. Esto hace que se mueva y provoque esos impresionantes espectáculos de luz en el cielo.

Otro dato curioso: la aurora también está presente durante el día, pero no se ve.


Esta ilustración interpreta las ráfagas de radio en el Sol.

Por primera vez en la historia se identificaron ráfagas de radio de alta duración, similares a las señales de una aurora boreal en la Tierra.


¿Qué es lo que no te gusta?

Por desgracia, el clima espacial no son sólo luces bonitas. Para cualquier ser humano en el espacio, como en la Estación Espacial Internacional, o incluso en aviones de gran altitud, estas partículas cargadas que se mueven rápidamente son una ráfaga de radiación no deseada. En este caso, se trataría sobre todo de radiación beta, pero también es posible recibir partículas alfa. Aquí tienes un repaso de la radiación.

También es perjudicial para los satélites. Una acumulación de carga puede dañar los componentes eléctricos necesarios para que un satélite haga su trabajo (sea cual sea). Además, a medida que la Tierra absorbe más energía solar, la atmósfera se calienta y se expande. Esto aumenta la resistencia de las naves espaciales en órbita terrestre baja, provocando su ralentización. En resumen: los satélites podrían desviarse de su curso o caer del cielo.

source

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *