Shopping cart

Magazines cover a wide array subjects, including but not limited to fashion, lifestyle, health, politics, business, Entertainment, sports, science,

  • Home
  • Ciencia
  • Descubren en Argentina los restos de un Koleken Inakayali, el poderoso dinosaurio carnívoro de brazos diminutos
Ciencia

Descubren en Argentina los restos de un Koleken Inakayali, el poderoso dinosaurio carnívoro de brazos diminutos

40

Trabajos de expedición y recolección de restos óseos en la Patagonia, Argentina, han conducido al descubrimiento del Koleken Inakayali, un nuevo tipo de abelisáurido nativo. Esta clase de dinosaurios se caracterizan por ser carnívoros y poseer brazos extremadamente cortos. Habitaron hace 69 millones de años.

Los paleontólogos argentinos nombraron al nuevo abelisáurido como Koleken Inakayali. Este es esencialmente un primo del carnotauro, el dinosaurio de los grandes cuernos. Los miembros de la familia abelisáurida, son reconocidos como depredadores bípedos eficaces, de patas muy robustas, pero de “manos” inútiles. Dichas extremidades anteriores son consideradas como vestigios, atributos que en el transcurso de la evolución se mantuvieron presentes en el espécimen pero que perdieron parcial o totalmente su función primitiva.

El proceso para etiquetar a un nuevo abelisaurido inició a partir de una una garra encontrada en el barro de un yacimiento de restos óseos. Los paleontólogos continuaron excavando hasta encontrar las suficientes partes del dinosaurio. Al principio creyeron que era otro carnotauro pues la zona tiene amplios registros de él, pero tras extensos análisis encontraron diferencias sustanciales que obligaron a una nueva categorización. Entre estas características estaban los huesos nasales que eran completamente distintos y la ausencia de señales de cuernos anchos que surgieran de sus cejas.

Los trabajos de recolección de los fósiles consiguieron la parte trasera del Koleken Inakayali en óptimas condiciones. Además, se percataron que tanto la columna vertebral, la cadera y las patas estaban juntas e íntegras. “Todo eso indica que el dinosaurio fue enterrado y conservado antes de que el cuerpo se descompusiera y las partes se dispersaran”, explicó Diego Pol, paleontólogo y autor principal de la investigación, al medio National Geographic.

Koleken es una palabra en lengua teushen (originaria de Argentina) que significa “procedente de la arcilla y el agua”. Por su parte, Inakayali proviene de Inakayal, el nombre de un cacique del pueblo indígena tehuelche de la Patagonia oriental.


Ilustración del supuesto nuevo velociraptor gigante junto a sus huellas.

Una huella identificada en China ha arrojado evidencia para una nueva clase de troodóntido, al que por ahora se le identifica como Fujianipus yingliangi.


Los dinosaurios de brazos muy cortos

Los abelisáuridos pertenecen al suborden de Teropoda, de donde también derivan el Tiranosaurio Rex y el Velociraptor. Mientras los terópodos gigantes vivieron en América del Norte, los de la familia abelisáurida proliferaron en el hemisferio sur. De ellos hay registros en Chile, Brasil, África y Madagascar. Por lo anterior, los investigadores suponen que se desarrollaron mucho antes de que se separara el supercontinente Gondwana.

El Koleken Inakayali habitó en la misma región que el carnotauro y gigantes herbívoros de cuello largo como el espécimen Titanomachya. No obstante, los paleontólogos no cuentan con la suficiente información como para afirmar que la tríada de dinosaurios formaba parte de un solo ecosistema alimenticio.

Los huesos del nuevo abelisáurido también servirán para comprender el proceso de evolución del clado. No son pocos los dinosaurios de brazos pequeños que se han encontrado, pero cada uno es notablemente distinto a sus contrapartes. Los noasáuridos, por ejemplo, son primos directos del Koleken Inakayali, pero son muy pequeños y ágiles en comparación. Entre más linajes existan de abelisáuridos, mejor será la comprensión de la historia evolutiva luego de distanciarse de su ancestro común (todavía desconocido) en el Jurásico.

El periodo cretácico, donde probablemente vivió el K. Inakayali es la última etapa en la que dejaron de reinar los dinosaurios. Estos se enfrentaron a un fenómeno de extinción en masa donde la mejor hipótesis al respecto fue el impacto de un meteorito cerca de la Península de Yucatán, México.

source

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *