Shopping cart

Magazines cover a wide array subjects, including but not limited to fashion, lifestyle, health, politics, business, Entertainment, sports, science,

  • Home
  • Ciencia
  • Ante la falta de donantes de sangre, las plaquetas artificiales podrán salvar vidas
Ciencia

Ante la falta de donantes de sangre, las plaquetas artificiales podrán salvar vidas

31

Los índices de curación fueron similares tanto en los animales que recibieron plaquetas sintéticas como en aquellos a los que se les administraron las naturales. En general, a ambos grupos les fue mejor que a los del grupo no tratado. Lo interesante es que los investigadores solo tuvieron que utilizar una décima parte de plaquetas artificiales para obtener los mismos efectos curativos que con las versiones naturales. “Nuestro mecanismo de acción es la unión a la fibrina, así que quizá nuestras partículas sean más eficaces en esa unión”, resalta Brown. También existe una variabilidad en la forma en que los laboratorios preparan las plaquetas naturales que tal vez afecte su calidad, lo que habría acentuado esta diferencia.

Matthew Neal, cirujano general y de traumatología del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, manifiesta que replicar las funciones de una plaqueta natural ha sido todo un reto, pero tras décadas de investigación, la idea de un sustituto sintético está cada vez más cerca de hacerse realidad.

“Tienes que conseguir que la decoración de la superficie de estas partículas sea la adecuada. Es necesario que se parezcan a las plaquetas y que se comporten como ellas”, añade. “Al mismo tiempo, queremos evitar cualquier consecuencia nociva”. Esto incluiría desencadenar una reacción inmunitaria o la coagulación en partes del cuerpo distintas del lugar de la herida. Una coagulación anómala en el interior del organismo provocaría derrames cerebrales y ataques cardíacos.

En el estudio reciente, los investigadores no observaron ningún efecto adverso para la salud en los animales que recibieron el sustituto sintético. Brown afirma que lo más probable es que las partículas que llegaron a las heridas de los especímenes acabaran en costras que se desprendieron cuando la lesión cicatrizó. Algunas partículas no llegaron al lugar de la herida, pero se encontraron en la orina aproximadamente una hora después de la administración de las plaquetas sintéticas. Es una buena noticia, subraya Brown, porque significa que las partículas no se quedan en el organismo.


Bolsa de células para la generación de un hígado

Ante la escasez de órganos de donantes para trasplantes, una startup intenta cultivar hígados nuevos en el interior de los pacientes.


La conveniencia de las alternativas sintéticas en el campo de la salud

Otra ventaja de las plaquetas artificiales es que pueden liofilizarse y luego rehidratarse cuando se necesiten. A diferencia del plasma y los glóbulos rojos, las plaquetas naturales son difíciles de criogenizar, ya que pierden actividad cuando se descongelan para su uso. Por tanto, deben conservarse a temperatura ambiente y algunos investigadores están intentando encontrar mejores formas de congelarlas.

“Las alternativas sintéticas que pudieran congelarse o incluso almacenarse a temperatura ambiente en forma líquida o liofilizada y seguir siendo funcionales cuando se transfunden serían un gran avance”, comenta Keith McCrae, vocero de la Sociedad Estadounidense de Hematología y oncólogo del Instituto Oncológico Taussig de la Clínica Cleveland.

McCrae imagina varios usos para las plaquetas artificiales, como en una ambulancia, en el campo de batalla o en lugares remotos alejados de los centros de la Cruz Roja, que suministran productos sanguíneos a hospitales y centros médicos de todo Estados Unidos y en otras partes del mundo. Otra aplicación sería en pacientes con cáncer que desarrollan un recuento bajo de plaquetas como consecuencia de la quimioterapia. Estos individuos llegan a generar anticuerpos contra las plaquetas naturales transfundidas que las eliminan rápidamente, haciéndolas ineficaces, explica.

Las plaquetas desarrolladas por el equipo de Carolina del Norte aún no se han probado en personas, pero Brown y sus colegas cofundaron una empresa llamada SelSym Biotech para llevar su producto a ensayos clínicos. Otra compañía, Haima Therapeutics de Cleveland (Ohio), está fabricando plaquetas sintéticas liofilizadas basadas en la investigación de Anirban Sen Gupta en la Universidad Case Western. El equipo de Sen Gupta probó su producto en animales, pero aún no en humanos.

Según McCrae, es probable que solo falten unos pocos años para las pruebas en humanos, y entonces sabrán los científicos si las plaquetas sintéticas están preparadas para tener su momento estelar.

Recuerda que en las sedes de la Cruz Roja, así como en las clínicas y centros de salud de tu país y localidad siempre se necesitan donantes de sangre. Acude a alguno de ellos para contribuir a satisfacer la demanda.

Artículo publicado originalmente en WIRED. Adaptado por Andrei Osornio.


source

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *