Shopping cart

Magazines cover a wide array subjects, including but not limited to fashion, lifestyle, health, politics, business, Entertainment, sports, science,

  • Home
  • Ciencia
  • El MIT desarrolla una biomemoria capaz de almacenar ADN a largo plazo
Ciencia

El MIT desarrolla una biomemoria capaz de almacenar ADN a largo plazo

45

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han desarrollado un polímero similar al ámbar para el almacenamiento a largo plazo de ADN. Este nuevo material puede contener moléculas que, a su vez, guarden desde genomas humanos hasta archivos digitales. La iniciativa ofrece una forma de preservación de información asequible y respetuosa con el medio ambiente.

Según el MIT, los investigadores se inspiraron en Jurassic Park para encontrar una forma escalable y económica de conservar datos genéticos. En la película de Steven Spielberg, la resina de un árbol prehistórico atrapa un mosquito que previamente había extraído sangre de un dinosaurio. A lo largo de millones de años, esa resina se convierte en ámbar, cuyas propiedades preservaron las instrucciones biológicas de las criaturas.

En la actualidad, los genetistas pueden almacenar ADN mediante la congelación. Sin embargo, este método requiere grandes cantidades de energía y una logística compleja de componentes líquidos. El costo de materiales y electricidad puede ser prohibitivo para los pequeños laboratorios que deseen adentrarse en la genética. La creación de un polímero especial, similar al ámbar, permite el almacenamiento a temperatura ambiente. Además, protege las moléculas de daños causados por accidentes durante la manipulación o por filtración de agua.


El Libanoculex intermedius vivió hace 160 millones de años

Actualmente solo los mosquitos hembra se alimentan de sangre, pero hace 160 millones de años los machos también eran hematófagos.


Los científicos han nombrado a su ámbar “xeropreservación reforzada termoestable” o simplemente T-REX, por sus siglas en inglés. “La clave para T-REX es el desarrollo de poliplex para la encapsulación de ácidos nucleicos, agilizando la transferencia de ADN de fases acuosas a orgánicas, repleto de iniciadores, monómeros, entrecruzadores y comonómeros a base de tiolactona necesarios para formar las redes poliméricas”, explica la investigación publicada en el Journal of the American Chemical Society.

El T-REX es capaz de encapsular ADN de longitud variable, desde algunas decenas de nucleótidos hasta un genoma humano completo. El equipo del MIT puso a prueba su ámbar de almacenamiento para guardar una copia de la Proclamación de la Emancipación, el decreto que liberaba a las personas esclavas en Estados Unidos. Además grabó el logotipo del MIT y una copia del tema musical de Jurassic Park compuesto por John Williams.



¿Cómo se guarda información en el ADN?

Las biomemorias son una tendencia en el campo de la electrónica debido a un hecho inquietante: el ritmo de creación de datos en todo el mundo eventualmente superará la cantidad de espacio de almacenamiento disponible. El ADN es en sí mismo un medio de almacenamiento natural muy eficaz. Guarda información de manera similar a las computadoras, pero ocupa mucho menos espacio. Mientras que los microprocesadores codifican texto en bits (0 y 1), la molécula de ADN utiliza cuatro nucleótidos (A, T, G y C) para preservar las instrucciones de un ser vivo. Considerando ambos sistemas de codificación, es posible traducir información binaria a combinaciones de nucleótidos.

Según el MIT, toda la información del mundo podría caber en una taza de café llena de ADN, si se usan los nucleótidos G y C para representar el 0, mientras que se toman los A y T para formar el 1. El Wyss Institute afirmó en 2019 que era posible guardar 36 millones de copias de la película Vengadores: Endgame en un gramo de ADN.

Aunque el aprovechamiento del ADN es prometedor, la contención y protección de la molécula son áreas que aún deben desarrollarse. Algunas startups han creado tarjetas especiales con un valor de mil dólares. El MIT propone usar polímeros similares al ámbar. “¿Por qué no preservamos el registro maestro de la vida para siempre? Dentro de diez o veinte años, cuando la tecnología haya avanzado mucho más de lo que podríamos imaginar hoy, podremos aprender más y más cosas”, refiere James L. Banal, uno de los autores de la investigación.

source

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *